Archivo de la categoría: Ciencias

Extinción

El siguiente post fue escrito en el día de hoy por mi amigo Carlos Gabriel Belloc, a quien conozco desde que ambos teníamos 4 años de edad y asistíamos al jardín de infantes. Sé de su total compromiso con la ecología, el cuidado del medio ambiente, de sus conocimientos y estudios a nivel académico. Carlos Gabriel es Doctor en Biología de la Universidad de Buenos Aires.

Si lo desean, pueden contactarlo por email: cgbelloc (arroba) hotmail (punto) com

Aquí vamos:

Érase un delfín

BaijiExtinción: una palabra fuerte, triste, irreverente, no muchas veces completamente asimilada en su inexorable significado. Sin riesgo de caer en una perogrullada cabe aclarar que la extinción es para SIEMPRE. Actualmente es difícil que alguien este ajeno a esta palabra, pero pocos son los que realmente entienden el triste final que conlleva. La extinción es un proceso biológico de escalas geológicas que viene aconteciendo desde los orígenes de la vida en nuestro planeta. El mecanismo de la extinción va de la mano con los procesos evolutivos por los cuales las especies compiten y desarrollan habilidades que les permiten subsistir y adaptarse a los cambios. Muchas especies en la historia evolutiva fueron víctimas de la extinción debido a cataclismos, condiciones desfavorables, o competidores mas fuertes. Estas extinciones siempre se suceden en el transcurso de varios miles de años, periodos tales que permiten el resurgimiento de otras especies mas exitosas y de esta manera equilibrar la balanza en la biodiversidad de los ecosistemas. La vida se perfecciona en una eterna carrera armamentista en la cual las especies se renuevan y especializan, haciendo cada vez más frondoso y diverso el árbol de la vida.

Sin embargo, existe otro tipo de extinción que nada tiene que ver con procesos naturales de recambio: es la extinción llevada a cabo por el HOMBRE. La principal característica de este tipo de extinción es la extrema velocidad con la cual se ejecuta. En menos de una década, especies que existieron por varios cientos de miles de años desaparecen, cercenando las ramas del árbol de la vida, e imposibilitando el resurgimiento de nuevas especies. Las causas de estas extinciones en su mayoría son ampliamente conocidas: contaminación, calentamiento global, destrucción del hábitat, caza. Pero el objetivo de estas líneas no es repasar las causas, sino comprender y transmitir el vació y la inexorable esencia de una realidad que saquea a diario nuestro planeta de especies únicas e irrepetibles. Especies que la gran mayoría jamás conocieron ni conocerán. Y hago hincapié en esto último, ya que la gran mayoría solo conocemos los casos emblemáticos de especies en peligro de desaparecer, como son los casos del panda gigante, el oso polar, el gorila de montaña, los tigres, varias especies de ballenas, y varios más. Sin embargo, esta es solo la punta de un iceberg que aglutina una cantidad de especies espeluznante, que año tras año se vuelve cada vez mas abultada.

Y para darle carne y sustancia a estos párrafos de humilde academicismo quisiera dar a conocer un caso (entre tantos cientos que hay) que me impactó y entristeció sobremanera: es el caso del BAIJI (Lipotes vexillifer) o delfín chino de río. El BAIJI era un precioso cetáceo que vivía únicamente en el río Yangtzé de China. Recuerdo de chico estar curioseando entre mis libros y leer historias de este fantástico animal, y hasta no hace mucho enterarme que este magnífico y raro cetáceo se encontraba en peligro de extinción. La destrucción de su medio ambiente, la contaminación de las aguas, la caza, la colisión de embarcaciones con estos animales, y la construcción de represas a lo largo del cauce de este río, su única morada, provocó que este animal disminuyera su población a números alarmantes, siempre albergando la esperanza de que los esfuerzos de científicos conservacionistas y autoridades gubernamentales lograran revertir el triste destino de tan hermosa criatura. Sin embargo, el bello BAIJI se ha ido para siempre. En junio del 2008, tras una infructuosa búsqueda visual y acústica realizada por 30 investigadores durante seis semanas en el río Yangtzé, la especie fue declarada oficialmente EXTINTA. Algunos sostienen que pueden quedar escasos ejemplares muy dispersos unos de otros. Aún así, en biología existe un parámetro denominado POBLACÍON CRÍTICA que versa acerca de un número NECESARIO de individuos para poder juntarse, procrear, y mantener una población. Por debajo de ese número, la especie como entidad biológica activa esta extinta. Solo resta que los escasos individuos que quedan vagando cual fantasmas de un naufragio mueran en soledad y pasen a engrosar los anales de aquellos que dejaron este planeta.

Mi mente viaja por las orillas de ese río, y se percata con profusas lágrimas que esa bella expresión de la naturaleza, ese compañero de cuarto, extravagante y fantasmal se ha ido. El vacío es enorme, y la denigración que esto provoca a la especie humana es infinita. Me gustaría que lo conozcan, que lo piensen por unos instantes, que lo imaginen nadando con gracia y gallardía. Que sepan que él estuvo entre nosotros… que era una rama del gran árbol de la vida, él era el BAIJI.

Con estas humildes líneas quisiera homenajear a todas las bellas criaturas que año tras año dejan de existir para siempre y que jamás volverán, victimas de la codicia y estupidez humana.

El mundo jamás va a volver a ser igual sin ustedes. Los echaremos de menos. Les pido PERDON.

 

EcoVolta – Reciclado – ONG

Me llega esta interesante información

Se trata de una ONG que se encarga entre otras cosas, de recibir pilas usadas, las cuales utilizan para generar una especie de “ladrillos” sellados para construir bancos en plaza y cosas por el estilo.
Gracias Gaby (Gabriel Belloc) por la info!

Ayudemos a difundir. El sitio es http://www.ecovolta.org.ar

Computadoras bacterianas resuelven problemas matemáticos

Un equipo de científicos estadounidenses ha desarrollado una bacteria que puede resolver problemas matemáticos complejos, mucho más rápido que su contraparte de silicio. La investigación, publicada hoy en el Journal of Biological Engineering  (abstract y PDF provisorio), demuestra que la bacteria puede ser utilizada para resolver un problema conocido como el Problema del Camino Hamiltoniano, que es un caso especial del Problema del Viajante (“the travelling salesman problem”). Los investigadores dicen que esta prueba de concepto demuestra que la computación bacteriana es una nueva forma de resolver problemas NP-completos utilizando las ventajas inherentes de los sistemas genéticos.

Para entender el Problema del Camino Hamiltoniano, imagina que quieres pasar por las 10 principales ciudades de Argentina, comenzando por Buenos Aires (número 1) y terminando en Posadas (número 10). La solución al problema es la ruta más corta posible que puedas tomar.

Este simple problema es sorprendentemente difícil de resolver. Hay más de 3.5 millones de posibles rutas para elegir, y una computadora corriente debería probarlas una por una par encontrar la más corta.

Alternativamente, una computadora hecha de millones de bacterias puede evaluar todas las rutas posibles en forma simultánea. El mundo de la biología tiene también otras ventajas. A medida que pasa el tiempo, la computadora bacteriana incrementa su potencia pues las bacterias se reproducen.

Sin embargo, programar dicha computadora no es tarea sencilla. Los investigadores codificaron una versión simplificada del problema utilizando solamente tres ciudades, mediante la modificación del ADN de la bacteria Escherichia Coli. Las ciudades fueron representadas por una combinación de genes que produjeron que la bacteria brille en rojo o verde, y las posibles rutas entre las ciudades fueron exploradas ordenando en forma aleatoria el ADN. La bacteria que produjera la respuesta correcta brillaría en ambos colores, combinación que resulta en amarillo.

El experimento funcionó, y los científicos chequearon la respuesta de la bacteria amarilla examinando su secuencia de ADN. Introduciendo diferencias genéticas adicionales, como la resistencia a antibióticos particulares, el equipo cree que este método podrá ser expandido para resolver problemas que involucren más ciudades.

Este no es el único problema que las bacterias pueden resolver. La investigación se construyó sobre la base de un trabajo previo del mismo equipo, que el año pasado creó una computadora bacteriana para resolver el Problema del Panqueque Quemado. Este problema matemático de particular nombre, involucra un proceso de ordenamiento que puede ser visualizado como una pila de panqueques, todos quemados de un lado, que deben ser ordenados por tamaño.

Además, para probar la potencia de la computación bacteriana, el equipo también contribuyó significativamente en el campo de la biología sintética. Así como los circuitos electrónicos están hechos de transistores, diodos y otros dispositivos, también hay circuitos biológicos. Lo biólogos han trabajado en conjunto para crear un Registro de las partes biológicas estándar, y esta nueva investigación ha contribuido con más de 60 nuevos componentes a la lista.

Fuente: Science Blog – The Guardian

El cuerpo humano emite luz visible

Estudios científicos realizados por investigadores japoneses revelaron que el cuerpo humano brilla -literalmente- en la obscuridad, emitiendo luz visible en cantidades extremadamente pequeñas, a niveles que aumentan y disminuyen a lo largo del día. Su intensidad es unas mil veces menor que la que nuestros ojos son capaces de percibir. De hecho, todos los seres vivos emiten una débil luz, que por lo que se ha estudiado, es generada como un subproducto de reacciones bioquímicas con radicales libres involucrados.  Esta luz visible difiere de la radiación infrarroja, que proviene del calor del cuerpo.

Para poder aprender más acerca de esta extraña luz visible, los científicos de Japón emplearon cámaras extraordinariamente sensibles, capaces de detectar unos pocos fotones.

Cinco voluntarios masculinos completamente saludables, de entre 20 y 30 años de edad, fueron ubicados frente a las cámaras en obscuridad completa, por 20 minutos cada 3 horas, desde las 10 a.m hasta las 10 p.m., a lo largo de 3 días.

Los investigadores encontraron que la luminosidad del cuerpo aumenta y disminuye a lo largo del día, con su punto más bajo a las 10 a.m y su pico a las 4 p.m., disminuyendo gradualmente luego de ese momento. Estos hechos sugieren que existe una emisión de luz vinculada a nuestros relojes biológicos, probablemente debido a cómo fluctúa nuestro ritmo metabólico en el transcurso del día.

Los rostros se iluminaron más que el resto del cuerpo. Esto puede ser debido a que los rostros están más expuestos al sol que el resto del cuerpo, y el pigmento que colorea la piel -la melanina- tiene componentes fluorescentes.

Dado que esta tenue luz está vinculada al metabolismo del cuerpo, este descubrimiento sugiere que las cámaras pueden ayudar a revelar situaciones particulares de salud donde sea necesaria una intervención médica, cuenta el investigador y especialista en biología circadiana Hitoshi Okamura, de la universidad de Kyoto, en Japón.

“Si podemos ver el resplandor de la superficie del cuerpo, podemos ver las condiciones del cuerpo completo”, dice el investigador y especialista en fotónica biomédica Masaki Kobayashi, del Instituto de Tecnología de Sendai, Japón.

Fuente: AOL News