Archivo de la etiqueta: reflexiones

Distraction as a feature

You don’t need the newest or fastest super-computer or x-gadget to learn a topic (any topic you want to learn, like programming, geography, a new language or anything else). There are tons of options out there to learn, but also to produce stuff, to create contents, to write your own essay, novel or paper.

You don’t need the best gadget to become a great learner. Many times less is more.

And if you do really want to learn, what you really need is focus. And perhaps it is the hardest result to achieve.

There are many factors that can help to improve the learning experience: a quiet environment, a bit of healthy isolation from distractions, a good amount of time to think and reflect about learning topics, an uncluttered space, et cetera.

Sometimes challenging yourself with some artificial constraints could be a good technique to improve the learning experience. You must know that you have the control. You are able to properly shape your learning environment and you are the one in charge of eliminating distraction as a feature.

Nowadays distraction is the norm, paying volatile attention to everything but no comprehensive attention to anything is the usual habit of modern societies.

Modern societies are increasingly vulnerable to environmental impacts and are currently experiencing great changes, thus we are facing new challenges in our daily lives.

Seguir leyendo Distraction as a feature

Confortablemente adormecidos en el boulevard de los sueños rotos

“The child is grown,
The dream is gone.
I have become comfortably numb.”

Pink Floyd

Comfortably Numb
Otro año así. ¿Cuándo será lo suficientemente fuerte el sonido del despertador, para terminar con este “confortable adormecimiento“? ¿Y si nos quedamos dormidos y nos despertamos tarde?

¿Qué festejan? ¿Los golpes bajos cotidianos? ¿La anormalidad de estos acontecimientos que nos está empezando a resultar normal? ¿La incompetencia? ¿la incultura? ¿el vandalismo?

¿Qué festejan? 
El exceso cotidiano de anomalías termina siendo un estado al que nos estamos acostumbrando, ¿o me equivoco? ¿o, para peor, a lo mejor ya estábamos acostumbrados y anestesiados desde hace un tiempo?

Pasa a ser cosa de todos los días tener que cuidarse y andar mirando para todos lados en situaciones que no deberían requerir de tantas precauciones en una sociedad más equilibrada.

Andar por ese boulevard inmenso, el más ancho del mundo, la Av. 9 de Julio, la avenida más importante de la ciudad de Buenos Aires -me atrevo a decir que de toda la Argentina- y que en minutos se llene de micros que estacionan en cualquier lado, mientras que a un conductor promedio le harían una multa por pisar la senda peatonal con las ruedas delanteras de su vehículo…

Destrozar, robar, saquear, aprovechar, aprovecharse, golpear, ensuciar… en definitiva, avergonzar, avergonzarnos, avergonzarse… entristecer al país, a una gran cantidad de habitantes de este país que en lugar de romper, construyen, que en lugar de ensuciar, limpian, educan, ayudan, curan, cultivan, crean, cosechan, estudian, aprenden, RESPETAN y cuidan al prójimo, trabajan por un futuro mejor, pero lo hacen en serio, no llenándose la boca de palabras y promesas.

El respeto, para mi, es llegar hasta el espacio del otro y por lo menos pedir permiso para pasar. Y en el mejor de los casos, ayudarlo, al pasar por ahí, con algo que necesite. No quemar locales, matar comerciantes, apoderarse de los accesos, puentes, avenidas, impidiendo así que el prójimo circule.

Parece haber un montón de gente empeñada en generar un país triste. ¿Hay alguien con el nivel de autoridad necesaria para generar cambios medianamente veloces, que pueda entender realmente en lo que se está transformando nuestra sociedad? ¿o los dirigentes están en otra cosa? ¿Hasta qué nivel puede llegar este proceso de nivelación hacia abajo?

Saqueadores robando de todo menos libros, matando y matándose, hinchas o barrabravas rompiendo todo en pleno centro de Buenos Aires, pobres contra pobres, policías pegándole a la gente, gente pegándole a los policías, gendarmería contra la policía, gobernantes que se hacen los que no ven, violencia enquistada en lo pequeño y cotidiano, pero tambien en lo grande y oneroso, en lo grande y poderoso.

“Por el bulevar de los sueños rotos
Pasan de largo los terremotos
Y hay un tequila por cada duda.”
Joaquín Sabina

… como en la Av. 9 de Julio ahora mismo.

El que defiende a la maldad y lo hace con obsecuencia,
pregúntele a su conciencia -si todavía le queda algo-
por qué corre como un galgo desparramando indecencia.

Pink Floyd The Wall

El 2011…

El 2011 me dio nuevos Amigos -cosa maravillosa- y me permitió ver felices y con proyectos a mis amigos de toda la vida, volver a ver los amigos que están lejos, compartir momentos únicos con ellos y ser parte de sus vidas. Conocer a una parte grande de mi familia que no conocía, volver a ver a queridos parientes que hacía años tampoco veía, compartir momentos únicos también con ellos. Todo eso ya lo convierte en un gran año, digno de ser vivido con una sonrisa.

Como si eso fuera poco, en 2011 también pude viajar, cosa que no es sencilla con los vaivenes económicos de estos tiempos. Y viajar le agregó destellos de sorpresa, impregnó mi retina de belleza y sin dudas me ayudó a tener mayor apertura mental. Espero saber capitalizar esas experiencias de forma útil no solo para mi futuro sino para el de mis seres queridos, irradiando un poco de todo eso para regalarles entusiasmo, porque viajar renueva siempre el entusiasmo de vivir, de aprender y de querer compartir eso con las personas que uno Quiere.

El 2011 me dio mucho trabajo, pero eso no es algo tan bueno, si se vive para trabajar y no se trabaja para vivir un poco mejor, así que ese es un punto sobre el cual debo reflexionar mucho y lograr cambios que me permitan dividir el tiempo de mis días en una forma más equilibrada. De todos modos trabajando mucho, pude viajar… puedo decir entonces que el sacrificio no es en vano, pero de todos modos hay que hacer algunos cambios para priorizar la salud física y mental, y tener una armonía espiritual.

En 2011 disfruté de la calidez y amistad de familias amigas, tanto aquí en Argentina como en el exterior, que me cobijaron en sus casas estando yo de viaje y me “adoptaron” como un hijo más. A ellos mi enorme agradecimiento!

El 2011 me dio mucho más de lo que se llevó, mucho de lo que viví en 2011 deja huella para toda la vida, por eso fue un año para recordar y siendo un poquito pretencioso, para intentar superar. Va a ser una dura tarea, pero … hay cosas que 2011 no tuvo, y se que con algunas de ellas, este año increíble será superado por uno aun mejor, que aun está por venir.

Les dejo mis saludos, con un abrazo y mis mayores deseos de felicidad, paz, amor y prosperidad para todos ustedes y sus seres queridos. Qué vivan un gran 2012 y mejores años aun los que vengan, superándose uno tras otro.

Abrazos.
Gus

Non importa, fai il bene

L’uomo è irragionevole, illogico, egocentrico; non importa: Amalo.

Se fai il bene, diranno che lo fai per secondi fini egoistici; non importa: Fai il bene.

Se realizzi i tuoi obiettivi, incontrerai chi ti ostacola; non importa: Realizza.

Il bene che fai, forse domani verrà dimenticato; non importa: Fai il bene.

L’onestà e la sincerità ti rendono vulnerabile; non importa: Sii onesto e sincero.

Quello che hai costruito può essere distrutto, non importa: Costruiscilo.

La gente che hai aiutato, forse non te ne sarà grata; non importa: Aiutala.

Dà al mondo il meglio di te, e forse sarai preso a pedate; non importa: Dà il meglio di te.

– Madre Teresa di Calcutta.