Sol

Sol

Tan pura eres que al Sol
no proyectas sombra alguna.
Tienes luz propia y tu amor
al brillante astro abruma.

Relegas a segundo puesto
las maravillas del mundo,
pues eres la más perfecta
de las creaciones, al punto
en que puedo contemplar
tus ojos eternamente
y de este modo pintar
con tu amor mi corazón
transformándolo en coral
de los más bellos colores
en este mar de ilusiones
en que me he echado
a nadar.

G.A.S.