Invisibilia Argentina: el reino de la riqueza invisible e impopular

Esto es una pregunta que ya me auto-respondí, pero la planteo aquí para ver qué opinan otras personas (y la foto con mi cara de circunstancia es para que no pase de largo en sus “muros” como un post “de texto largo que nadie lee”), y por el color azul de la chomba al menos les llame la atención (?)

Acá voy.

¿Por qué una selección nacional de fútbol genera tanto interés y por momentos fervor a una gran parte del país?

¿Por qué eso interesa tanto y se le destinan tantos fondos, sponsors, espacios en los medios, y se genera en torno a eso un sinnúmero de movidas comerciales y fenómenos culturales (desde las hinchadas permanentes hasta los hinchas y seguidores eventuales sólo durante las eliminatorias y mundiales), y no se le destina similar interés, fervor y fondos a algo similar a una selección “cultural”, a una selección de los mejores profesores, de los mejores gestores de comedores comunitarios, de divulgadores científicos o culturales, de maestros, de astrónomos, de desarrolladores de software, de “makers” de hardware y software, de inventores, de médicos o biólogos, de bioquímicos, músicos, emprendedores, o de tantas otras actividades que generan un beneficio indudable para el presente y futuro del país?

Actividades que generan crecimiento real, y que tampoco dejarían afuera al deporte en general, ni al fútbol en particular. ¿Por qué nosotros, la gente, no nos enfervorizamos o no nos organizamos por generar actividades que tengan visibilidad para dar lugar e insertar en la cultura popular actividades que están en buena parte invisibilizadas o poco difundidas y que incluso en algunos casos, para lo “popular” tienen fama de “aburridas”?

Podría ser tan genial, tan divertido, tan nutritivo, tan variado y enriquecedor, tener campeonatos locales o mundiales de actividades que no parecen generar fervor popular, y podrían… sería casi un cambio de paradigma.

Muy iluso lo mío, ¿no?

Si quieren comentar con sus ideas y opiniones, lo sentiría como una luz de esperanza. ¡Gracias!