Archivo de la categoría: General

Distraction as a feature

You don’t need the newest or fastest super-computer or x-gadget to learn a topic (any topic you want to learn, like programming, geography, a new language or anything else). There are tons of options out there to learn, but also to produce stuff, to create contents, to write your own essay, novel or paper.

You don’t need the best gadget to become a great learner. Many times less is more.

And if you do really want to learn, what you really need is focus. And perhaps it is the hardest result to achieve.

There are many factors that can help to improve the learning experience: a quiet environment, a bit of healthy isolation from distractions, a good amount of time to think and reflect about learning topics, an uncluttered space, et cetera.

Sometimes challenging yourself with some artificial constraints could be a good technique to improve the learning experience. You must know that you have the control. You are able to properly shape your learning environment and you are the one in charge of eliminating distraction as a feature.

Nowadays distraction is the norm, paying volatile attention to everything but no comprehensive attention to anything is the usual habit of modern societies.

Modern societies are increasingly vulnerable to environmental impacts and are currently experiencing great changes, thus we are facing new challenges in our daily lives.

Seguir leyendo Distraction as a feature

Cuando un vendehumo toque a tu puerta… ya sabrás qué hacer

A menudo, cuando se reciben requerimientos grandilocuentes, a no ilusionarse. Mejor … ¡a correr!

_IMG_20140722_154726

Por lo general estos personajes a los que hago alusión se caracterizan por la desmesura en sus expresiones, y por manifestaciones permanentes de la exageración como modus-operandi.

Solicitan prototipos funcionales de sistemas con complejidades desconocidas, que pueden variar entre 0 e infinito.

Necesitan todo para ayer, o para el año pasado, porque dicen que lo de ellos es trendy y disruptivo. De este modo comienza nuestro “check-in al infierno“.

Seguir leyendo Cuando un vendehumo toque a tu puerta… ya sabrás qué hacer

Noche buena, no tan buena, en la plaza de Turdera

Esta carta fue escrita por un vecino de Turdera a raiz de lo sucedido en nuestra querida plaza de Turdera en la madrugada de Navidad, el 25 de Diciembre. Los invito a leerla.

Noche buena, no tan buena.

La plaza de Turdera, uno de los centros mas concurridos del barrio, por sus veredas corren innumerables huellas, sus rincones- cómplices de historias, anécdotas, amores y desamores, alegrías y tristezas- abrazan y reciben incansablemente generaciones nuevas una y otra vez…
La comunidad, quien puede aprovechar este espacio público, goza de un bien invaluable que- dicho sea de paso- no se da en muchos otros lugares del mundo.

Es por eso, que me gustaría reflexionar sobre algunos hechos que sucedieron el pasado 25 de diciembre a la madrugada en esta misma plaza.

Como ya se viene produciendo hace algunos años, montones de chicos y chicas se juntaron a “festejar”. Sin embargo, la idea de festejo de algunos consistió en acciones de mera destrucción: algunos grupos- muchos de ellos alcoholizados- tiraron la basura de los canastos a las veredas y las calles; rompieron innumerable cantidad de botellas contra el suelo dejando los vidrios ahí tirados (incluyendo los espacios donde los niños luego van a jugar); mancharon las puertas y portones de algunas casas de la zona, dañaron el puesto de diario de la esquina (único medio de vida de la persona que trabaja allí) e impusieron sus gustos musicales con parlantes de alta potencia hasta las 7 am.
Estas situaciones de caos y descontrol vienen repitiéndose cada navidad y año nuevo; situaciones que no tendrían que suceder ni deberían permitirse y que año tras año vuelven a acontecer.

Personalmente, creo que es muy bueno que los jóvenes puedan contar con un lugar para poder reunirse, compartir y celebrar entre pares. Sin embargo, también creo que es necesario llamar la atención y reflexionar sobre estos hechos dañinos ya que constituyen un gran perjuicio para todo el resto de la comunidad (y también para ellos mismos). Creo que la solidaridad, el respeto y la educación es algo que debemos construir y asumir entre TODOS si queremos crecer como sociedad…

La plaza de Turdera, lugar con tanta historia, lugar que tanto ha dado a generaciones enteras, ojalá que no sea mas testigo de este tipo de hechos que generan molestias pero sobre todo mucha, mucha tristeza.”