Todas las entradas de: Gustavo Salvini

Reflexiones y elecciones en un Domingo electoral

Hoy es día de Elecciones Legislativas en Argentina.

¿Por qué no aprovechamos la excusa de ser este un “día de elecciones” también para hacer una serie de elecciones en nuestra conducta cotidiana?

Mientras caminaba hacia el colegio donde me tocó votar, en un trayecto de 700mts (ida y vuelta) vi a varias personas cometer infracciones de tránsito (“vueltas en U” en una avenida, semáforos en rojo y “piques” de unos 100km/h por calles internas). Vi también gente tirando basura por la ventanilla del auto (latas de bebidas y papeles de alfajores). Todo eso lo ví en tan solo 700mts de caminata.

Como muestra basta un botón.

Si queremos vivir en una sociedad mejor y por lo tanto tener todos una mejor vida, hagamos cosas para sentirnos orgullosos, aunque sea empecemos desde lo chiquito y cotidiano. Y poder hacerlo no depende de a qué partido apoyemos, ni qué ideología política tengamos, son micro-decisiones que todos podemos tomar y que nos “setean” en modo “convivencia” y no en modo “no me importa ni un poco el prójimo”.

Ser educados, respetar la limpieza del espacio público, mantener velocidades de manejo prudentes, no cometer infracciones de tránsito. Son todas cosas que sumadas cambian mucho más de lo que cada una por separado impactaría. Hacer cosas que atentan contra el bien común, tarde o temprano nos va oscurenciendo, nos va apagando por dentro. Si generamos un entorno feo, sucio y donde el peligro somos nosotros mismos, nuestro estándar de normalidad pasará a ser eso. No aspiraremos a ríos limpios ni veredas floridas, ni a vidas sanas, ni nos inspiraremos para crear cosas mucho mayores y de calidad, dejando un gran legado a la posteridad. Si no cometemos esas micro-acciones que sumadas generan grandes cambios, vamos a seguir diciendo “cuando fui a tal país, apenas bajé un pie a la calle, los autos frenaron para dejarme pasar”, viéndolo como algo lejano e imposible acá… como una utopía frente a nuestra distopia cotidiana.

Y si nos acostumbramos a las cosas chatas, a la vara muy baja para nuestros estándares, nos vamos directo al tacho (donde debería ir esa basura que muchos tiran en la calle). Y esto no depende de la política y de los gobiernos, sino al revés. Las políticas y los gobiernos en el mediano y largo plazo dependen de nuestras acciones cotidianas. Somos los que moldeamos nuestra vida individual y nuestra vida en comunidad en cada una de las cosas que hacemos dentro y fuera de casa.

Les puedo asegurar que se produce una “descarga emocional” muy linda cuando se embellece el panorama con micro-acciones cotidianas. Yo me enorgullezco y me emociono bastante (sí, soy tano…) cuando veo a alguien cometer un “micro-acto de embellecimiento” de este mundo, ya sea desde la limpieza o desde el respeto al otro, desde el respeto por las reglas del tránsito, y por un micro-acto de honestidad no quedándose con un vuelto mal dado, ni colándose en una fila dentro de un negocio, o cuando la verdulera me elije frutas buenas en lugar de darme la fruta podrida que está debajo de todo en la pila (y podría mencionar mil ejemplos más).

Vamos… no deleguemos tanto en la política nuestro destino… tener una vida mejor depende en primer lugar de nosotros mismos, empezando por casa, por la vereda, por nuestra cuadra, por nuestos vecinos y nuestros amigos. Demostremos con una micro-acción concreta ese orgullo y esa emoción que estoy seguro que muchos podemos sentir por el que respeta el espacio público, aunque sea guiñándole un ojo y con un “pulgar arriba” al que hace algo bueno. No seamos tan parcos, tímidos, callados o indiferentes.

Paremos un segundito con el ruido y las distracciones, frenemos un segundo para felicitar y agradecer al que hace algo bueno, y con respeto, sin agredir, ponerle aunque sea una cara de desaprobación, o señalarle con el dedo índice el semáforo en rojo al que se lo pasa como si no existiera. Todo eso, sinescalar hacia una agresión ni mucho menos, pero sí mostrando que “no nos da lo mismo”.

¡Buen Domingo de Elecciones Legislativas!

Rivalidades pseudo-nacionalistas y obsoletas

Una opinión personal.

¿Soy el único “raro” a quien no le hacen gracia las cargadas teñidas de rivalidad contraproducente entre la Argentina y Chile?

A lo mejor exagero, pero en el fondo, no me gusta. No me parece que sume nada positivo de la forma en que se expresa (separando, no uniendo). Si queremos que nos vaya bien, le tiene que ir bien al Mundo entero, del cual somos parte.

Puedo estar errado, pero no me parece bien disfrutar cuando a otros les va mal en algo, y mucho menos emparentar una derrota futbolera con obsoletas rivalidades pseudo-nacionalistas.

Propongo humildemente que miremos como somos en algunos aspectos (que en lo personal no me enorgullecen) si queremos estar mejor cada día como país, como Mundo y como Humanidad.

Invisibilia Argentina: el reino de la riqueza invisible e impopular

Esto es una pregunta que ya me auto-respondí, pero la planteo aquí para ver qué opinan otras personas (y la foto con mi cara de circunstancia es para que no pase de largo en sus “muros” como un post “de texto largo que nadie lee”), y por el color azul de la chomba al menos les llame la atención (?)

Acá voy.

¿Por qué una selección nacional de fútbol genera tanto interés y por momentos fervor a una gran parte del país?
Seguir leyendo Invisibilia Argentina: el reino de la riqueza invisible e impopular

Distraction as a feature

You don’t need the newest or fastest super-computer or x-gadget to learn a topic (any topic you want to learn, like programming, geography, a new language or anything else). There are tons of options out there to learn, but also to produce stuff, to create contents, to write your own essay, novel or paper.

You don’t need the best gadget to become a great learner. Many times less is more.

And if you do really want to learn, what you really need is focus. And perhaps it is the hardest result to achieve.

There are many factors that can help to improve the learning experience: a quiet environment, a bit of healthy isolation from distractions, a good amount of time to think and reflect about learning topics, an uncluttered space, et cetera.

Sometimes challenging yourself with some artificial constraints could be a good technique to improve the learning experience. You must know that you have the control. You are able to properly shape your learning environment and you are the one in charge of eliminating distraction as a feature.

Nowadays distraction is the norm, paying volatile attention to everything but no comprehensive attention to anything is the usual habit of modern societies.

Modern societies are increasingly vulnerable to environmental impacts and are currently experiencing great changes, thus we are facing new challenges in our daily lives.

Seguir leyendo Distraction as a feature