Espantapájaros

Cuidando la huertita del emprendedor tecnológico

Tiempo estimado de lectura: 10 minutos

Para los que no leen más de medio párrafo porque tienen déficit de atención (asumido o no), fiaca o desinterés, les adelanto que lo que viene es largo. Bien largo. Así les ahorro el esfuerzo.

Catarsis Mode ON

Y la catarsis de hoy va dedicada a los “pedidores compulsivos de favorcitos informáticos”. Esos seres tan particulares que “piden” livianamente, con una caradurez admirable,  sin detenerse a pensar ni un segundo en la magnitud de lo que solicitan, y mucho menos en los sacrificios que hay detrás de las personas que con largos años de dedicación y conducta han adquirido las habilidades que les permiten trabajar en tecnología; o dicho de otra forma, que les permiten “administrar la complejidad tecnológica para ganarse la vida“.

Creo que esta cuestión de que en nuestra sociedad las personas seamos cada vez más “multitasking” y que en las últimas dos o tres generaciones (X, Y y Millenials) se haya extendido tanto el manejo de la tecnología como una habilidad que ya no sorprende, debe hacernos prestar atención en algo que comento a continuación. Sigue leyendo

Esto es un chino!

Graciosas palometas parlanchinas

Tiempo estimado de lectura: 1 minutos

¿Nace una estrella? ¿Nacen dos estrellas?

O más bien, ¿nos estrellamos?

Parece un chiste pero es cosa seria. Parece humor pero no lo es.

La cuestión es que viviendo y trabajando en Argentina se me presentan muchas situaciones similares a la imagen que pueden ver a continuación. Y para peor, con una frecuencia creciente.

[ Click en la imagen para agrandarla ]

Palometas Parlanchinas #1

Me identifico con la torcaza de la izquierda, mientras que la de la derecha sería… mmmm… sería… bueno, cada uno tendrá su caso de disparador-automático-de-frases-cohete (o misil teledirigido) con el cual haya tenido que lidiar (o quizás aún esté lidiando) y entonces le pueda asignar un nombre propio a la graciosa torcaza de la derecha.

Muy bien lo resumió mi amigo Fernando C. en la dedicatoria que le dejaría a estas palometas garroneras cuando aparecen con sus grandilocuencias: “Si tu proyecto da chapa y vidriera, te podés poner una ferretería. Éxitos!

¡Es una lucha!

Humo!

Cuando un vendehumo toque a tu puerta… ya sabrás qué hacer

A menudo, cuando se reciben requerimientos grandilocuentes, a no ilusionarse. Mejor … ¡a correr!

_IMG_20140722_154726

Por lo general estos personajes a los que hago alusión se caracterizan por la desmesura en sus expresiones, y por manifestaciones permanentes de la exageración como modus-operandi.

Solicitan prototipos funcionales de sistemas con complejidades desconocidas, que pueden variar entre 0 e infinito.

Necesitan todo para ayer, o para el año pasado, porque dicen que lo de ellos es trendy y disruptivo. De este modo comienza nuestro “check-in al infierno“.

Sigue leyendo

Ponte Sacco - Sammaro, Salerno

El puente de Salerno

Recuerdo aquella tarde, en el puerto de Salerno, y me esfuerzo por lograr que los detalles no se escapen de mi cabeza, para volver a saborearlos una y otra vez. Escribir sobre estas cosas es una de las técnicas sencillas que uso para ayudarme a no olvidar.

Así que ahí estaba yo, en el puerto, esperando a mi primo Francesco, quien por esos momentos viajaba desde Basilicata.

Francè, me iba a buscar en su gran Lancia Made-in-Italy, un autazo, que por más años y kilómetros que tuviera encima, tenía una mística y un andar envidiables, y cuya presencia confirma a todas luces que es una verdadera “vettura”, con todas las letras.

Sigue leyendo

Nel mezzo del cammin di nostra vita mi ritrovai a non aver capito…